En terapia nos enfrentamos a multitud de situaciones donde no siempre la persona que acude cuenta con las herramientas necesarias para expresar aquello que distorsiona su desarrollo, como puede ocurrir en el caso de los niños.

Los adultos cuentan con las herramientas verbales necesarias que les posibilita expresar su malestar. En cambio, esto no siempre ocurre en los niños, quienes no suelen tener esta habilidad de comunicación desarrollada o no poseen la suficiente inteligencia emocional para ser conscientes y expresar su malestar. Es por ello que en numerosas ocasiones son los familiares los que acuden a terapia manifestando dificultades que son expresadas en forma de conductas disruptivas, ira excesiva, ansiedad, miedo, etc.

El juego es una herramienta terapéutica más, que nos ayuda a crear esa alianza terapéutica y confort necesario para que el niño perciba la terapia como un lugar de comprensión y seguridad y sea capaz de comunicarse, explorar sus pensamientos o su forma de resolución de conflictos. En definitiva, lo que buscamos a través del juego es dotar al niño de las habilidades necesarias para expresar sus inquietudes de una forma más adaptativa.

¿Qué beneficios podemos encontrar en la terapia de juego?

  • Aumento de confianza en la figura del adulto
  • Expresión de emociones cuando no se poseen las habilidades emocionales básicas
  • Estimulación de la inteligencia emocional
  • Aumento de la capacidad de comunicación
  • Mejora del autoestima
  • Reducción de la ansiedad ante situaciones estresantes o negativas
  • Mejorar habilidades sociales
  • Mayores habilidades de resolución de problemas
  • Aumento de la creatividad
  • Ensayos de situaciones sociales donde el niño tiene dificultades.

¿Qué permite la terapia de juego?

  • Permite exponerse a situaciones donde el niño tiene dificultades para resolver, dotándole de las habilidades sociales o de resolución de problemas básica necesarias.
  • Obtener un modelo de resolución de problemas apto y adaptativo.
  • Expresar situaciones vividas que permitan comunicar y reflexionar sobre la carga emocional que conlleva y aprender a gestionarla.

Noelia López Franco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

tres × tres =

Menú